PERSONAS ENVIDIOSAS

Personas envidiosas
Existen personas tan vacías y tan inseguras que solo se sienten bien cuando a alguien cercano cae o falla. No son capaces de vivir sus propias vidas, y están permanentemente fijados en lo que hacen los demás. Se comparan en todo con las personas que se rodea, y siempre creen que están en un peldaño inferior. Por ese motivo, necesitan ver caer a los demás, ya que es la única forma de sentirse bien y realizado. En este artículo veremos cómo son las personas envidiosas.

Si reflexionamos un poco sobre ello, nos daremos cuenta de que las personas que tienen envidia, siempre estarán detrás de aquello que envidian, porque quien está delante nunca mira hacia atrás, y eso es una verdad inalterable. Este tipo de personas se sienten totalmente inferiores al resto, y son implacables con ellos mismos cuando fallan o cometen errores. Por ello necesitan ver como los demás también caen, es su única salida para no verse tan por debajo de los demás.

Y la envidia va más allá de lo material. Al final la persona envidiosa lo es a causa de que cree que otras personas son mejores que ella, y envidia cada paso que la otra persona da. Es algo que les crea un gran sufrimiento y dolor. Es difícil sentirse bien cuando estamos en todo momento comparándonos con alguien, y centrándonos en ello, en vez de en nosotros, y en todo lo bueno que tenemos. La envidia es una emoción que puede llegar a destruirnos por completo, y convertirnos en la sombra de quienes realmente somos.

Es importante que la persona envidiosa tenga ayuda para superar sus inseguridades, pero también es importante saber cómo son las personas envidiosas para poder evitarlas, ya que son personas que siempre estarán al lado de aquellas personas que cree superior, para disfrutar si algún día fracasan o caen. Se aprovechan de la luz de los demás para iluminar su oscuridad, y eso siempre acaba por ocasionar daño y sufrimiento para ambas partes.

Causas de la envidia
Las principales causas de la envidia son una autoestima baja y una falta total de seguridad. Personas que han crecido sin un soporte emocional constructivo, llegan a desarrollar una autoestima baja que les hace percibirse a si mismos como persona no capaces, o inferiores a los demás. Y eso siempre provoca emocionales tan dañinas como la envidia, los celos, o la ira, y ello puede generar un gran dolor y sufrimiento.

Crecer sin los cuidados y la protección de las personas más cercanas, como pueden ser nuestros padres, puede hacer que la concepción que tenemos sobre nosotros mismos sea negativa, y veamos a su vez a los demás como personas completas y capaces. Eso sin duda nos puede crear un gran sentimiento de envidia que si no es tratada, nos acompañará durante toda nuestra vida, creándonos un gran sufrimiento, y malestar emocional. No hay nada peor para nuestra autoestima que compararnos con los demás y centrarnos solo en lo malo que hay en nosotros. Ese dolor nos puede transformar en personas totalmente dañinas para los demás, y sobre todo para nosotros mismos.

Cómo son las personas envidiosas
Saber cómo son las personas envidiosas es relativamente sencillo. Por mucho que quieran disimular siempre acaban por mostrar su verdadera cara, y hasta que lo hagan solo nos queda estar atento a las señales que nos pueden mostrar el verdadero perfil emocional y psicológico de esta cale de personas. Es importante conocer como se comportan y piensan esta clase de personas, para no poder evitar ser sus víctimas. Y entre dichas características de las personas envidiosas encontramos:

Baja autoestima. Son personas que se perciben como incapaces, y sobre todo cuando se comparan con los demás. Tienen una concepción negativa de si mismos, y ello les producen un inmenso dolor que logran acallar momentáneamente con los errores y caídas de los demás. Una autoestima baja les hará siempre estar atentos a los éxitos y logros de los demás, y eso les hará un verdadero daño que no sabrán como gestionar. Una persona envidiosa es una persona que sufre, y hará sufrir a los demás.
Desprestigian a los demás. Las personas que sufren envidia suelen desprestigiar a las personas que creen que son sus rivales. Pueden utilizar la crítica, las opiniones o incluso la burla para que los demás se sientan mal, y no puedan disfrutar de sus logros, o de todo lo bueno que tienen en sus vidas. Son personas que se concentran en hacer sentir mal a toda persona que creen que están por encima de ellas. Es su método para conseguir algo de bienestar, porque para esta clase de personas, sentirse bien dependerá de que los demás caigan o se sientan mal. Son personas egoístas, y poco empáticas. No tendrán en cuenta los sentimientos de los demás.
Emplean el desánimo. Una de las señales más visibles para saber cómo son las personas envidiosas, es que siempre te dirán que no puedes hacer tal o cual cosa. Como ellos no son capaces de hacerlas por cualquier motivo, te dirán que tú tampoco puedes, e intentarán desanimar a toda costa porque no soportarían que tuvieras éxito cuando ellos son incapaces. Por lo tanto, si tienes a alguien que siempre te desanima para que no hagas aquello que quieres hacer, seguramente estarás frente a una persona envidiosa.
Son incapaces de felicitar a los demás. No soportan los logros de las demás personas. Solo felicitarán a alguien por sus éxitos cuando no tenga más remedio que hacerlo, o se vea obligado a hacerlo. Será una felicitación muy forzada y artificial. No son capaces de disimular su envidia, y ello siempre les delatará.
Son personas narcisistas. Debido a su inseguridad y su baja autoestima, siempre querrá hacer visible sus éxitos, y para ello hablará constantemente de si mismos, y de todo lo que han conseguido. Buscan la valoración de los demás, y harán todo lo posible por conseguirlo, incluso utilizarán la manipulación para ello. No son personas empáticas y les trae sin cuidado los sentimientos de nadie, y por ese motivo, son capaces de dañar y aprovecharse de las personas que le rodean.
Querrán mostrar su poder. Como se sienten inferiores respecto a los demás, cuando consiguen algún logro, intentarán que los demás lo sepan a toda costa, mostrando su poder. Necesitan que los demás vean que son capaces porque ello le refuerza momentáneamente su autoestima. Su pobre percepción de si misma empuja a estas personas a alabar cualquier paso que den, porque ello les hace sentir menos incapaces.
Las relaciones como herramienta. Para esta clase de personas cualquier relación se basa en conseguir aquello que anhelan, que alguien les valore. Por ello buscará a amigos, compañeros de trabajo, o parejas que puedan valorarle y no le cuestionen. Para ellos las demás personas son como objetos para conseguir aquello que tanto necesitan: atención.
Te harán sentirte siempre mal. Si para esta clase de personas te conviertes en su rival, harán todo lo posible para que te sientas mal. Se pueden burlar en público de ti, pueden desanimarte en tus pretensiones de hacer cosas, o puede desmerecer tus éxitos. Todo esto lo harán para que

“Estamos muy cerca de tí. Confía en nuestra experiencia”

SI NECESITAS AYUDA CUENTA CON NOSOTROS.

×