SEÑALES QUE NOS PUEDEN ALERTAR DE QUE UN MENOR ESTA SUFRIENDO ABUSOS SEXUALES:

Reconocer las señales de abuso sexual en menores es crucial para poder intervenir y proteger al niño. Aquí hay algunas señales que podrían indicar que un niño ha sido víctima de abuso sexual:

  1. Cambio repentino en el comportamiento: El niño puede volverse repentinamente retraído, ansioso, deprimido o agresivo. También pueden aparecer problemas de sueño o pesadillas.
  2. Problemas físicos inexplicables: El niño puede quejarse de dolor o molestias en el área genital o anal sin causa médica aparente. También pueden aparecer infecciones o lesiones en estas áreas.
  3. Conocimiento inapropiado de la sexualidad: Un niño puede demostrar un conocimiento inapropiado para su edad sobre temas sexuales o realizar juegos sexuales inusuales con otros niños.
  4. Evitar ciertos lugares o personas: El niño puede evitar a ciertas personas, especialmente a quienes podrían estar involucradas en el abuso. También pueden evitar ciertos lugares donde ocurrió el abuso.
  5. Cambios en el rendimiento escolar: Pueden aparecer problemas de concentración, falta de interés en la escuela o disminución del rendimiento académico.
  6. Cambios en la relación con los adultos: El niño puede volverse reacio a estar cerca de ciertos adultos, especialmente aquellos que están en una posición de autoridad o confianza.
  7. Comportamiento sexualizado: Pueden surgir comportamientos sexualizados inapropiados para la edad del niño, como tocar a otros niños de manera inapropiada o exhibir conductas sexuales explícitas.
  8. Miedo a estar solo con ciertas personas: El niño puede mostrar temor o ansiedad al estar solo con ciertos adultos, especialmente cuando se trata de cuidadores o figuras de autoridad.
  9. Problemas emocionales y psicológicos: El niño puede experimentar cambios en el estado de ánimo, ansiedad, trastornos de alimentación, autolesiones o intentos de suicidio.
  10. Regresión en el desarrollo: El niño puede mostrar signos de regresión en el desarrollo, como mojar la cama después de haber dejado de hacerlo, chuparse el pulgar o hablar como un niño más pequeño.

Es importante tener en cuenta que estas señales no necesariamente indican que un niño ha sido víctima de abuso sexual, pero sí son motivo de preocupación y requieren atención y evaluación por parte de un profesional capacitado, como un médico, psicólogo o trabajador social. Si sospechas que un niño está siendo abusado, es importante actuar de inmediato para protegerlo y buscar ayuda profesional.

“Estamos muy cerca de tí. Confía en nuestra experiencia”

SI NECESITAS AYUDA CUENTA CON NOSOTROS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
×