TIPOS DE ACV

Un ACV isquémico, también se llama infarto cerebral, se debe a la oclusión  de alguna de las arterias que irrigan la masa encefálica, generalmente por  arterioesclerosis o bien por un émbolo (embolia cerebral) que procede de  otra localización, fundamentalmente el corazón u otras arterias (como la  bifurcación de la carótida o del arco aórtico). La isquemia de las células  cerebrales puede venir producida por los siguientes mecanismos y  procesos:  

De origen vascular: Estenosis de las arterias por vasoconstricción  reactiva a multitud de procesos (“vasoespasmo cerebral”). Con frecuencia  se debe a una disminución del gasto cardiaco o de la tensión arterial  produciendo una estenosis y su consecuente bajo flujo cerebral.  

De origen intravascular  

1. Aterotrombótico: Se forma un coágulo en una de las arterias  que irrigan el cerebro, provocando la isquemia. Este fenómeno  se ve favorecido por la presencia de placas de arterosclerosis  en las arterias cerebrales.  

2. Embólico: El émbolo puede ser consecuencia de un coágulo  formado en una vena de otra parte del cuerpo y que, tras  desprenderse total o parcialmente, viaja hacia el cerebro a  través del torrente sanguíneo, o bien otro material llegado al  torrente circulatorio por diferentes motivos: fracturas  (embolismo graso), tumores (embolismo metastásico),  fármacos o incluso una burbuja de aire. Al llegar a las  pequeñas arterias cerebrales el émbolo queda encallado  cuando su tamaño supera el calibre de las mismas, dando  lugar al fenómeno isquémico.  

De origen extravascular  

3. Estenosis por fenómenos compresivos sobre la pared vascular:  Abscesos, quistes, tumores, etc.  

ACV hemorrágico.  

También se denominan hemorragia cerebral y se deben a la ruptura de un  vaso sanguíneo encefálico debido a un pico hipertensivo o a un aneurisma  congénito.  

Ulteriormente, debido a las diferencias de presión osmótica, el hematoma  producido atrae líquido plasmático con lo que aumenta nuevamente el  efecto compresivo local. Es por este mecanismo por lo que la valoración de  la gravedad y el pronóstico de una hemorragia cerebral se demoran de 24 a  48 horas hasta la total definición el área afectada. Las causas más  frecuentes de hemorragia cerebral son la hipertensión y los aneurismas  cerebrales.  

“Estamos muy cerca de tí. Confía en nuestra experiencia”

SI NECESITAS AYUDA CUENTA CON NOSOTROS.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
×